Jun
13

La Salud en la Escuela

Llegó el otoño! Parece mentira pero ya transcurrió casi un mes desde el inicio de las clases. Amoldados al ritmo del trabajo escolar y a la rutina diaria, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría para sus niños y adolescentes.
• Realizar un chequeo anual de salud completo, con examen clínico, incluyendo examen oftalmológico y auditivo.
• Las actividades escolares por sí mismas no requieren ningún tipo de estudios o análisis complementarios y el pediatra tomará la decisión si lo considera oportuno.
• Es imprescindible tener las vacunas completas según el Calendario Nacional de Vacunación.
• Es importante avisar en la Escuela cuando su hijo cursa alguna enfermedad que no le permite asistir a clase.
• Para el reingreso escolar el niño debe acompañar el certificado médico correspondiente; solicitárselo al médico tratante en el momento de la atención.
• Cobra especial importancia cuando se trata de enfermedades infectocontagiosas (Varicela, Rubéola, Meningitis, etc.); en estos casos la notificación rápida a la escuela posibilitará la adopción de medidas preventivas.
• No enviar a clase a los niños que presenten malestar físico, dolor abdominal, dolor de cabeza, vómitos, diarrea, fiebre, decaimiento, y todo síntoma que evidencie estado de posible enfermedad.

Es necesario entender que los docentes no están en condiciones de cuidar a los niños enfermos en la escuela. Por otra parte es necesario preservar la salud de los compañeros que están expuestos al contagio. Además, en esas condiciones el niño tampoco puede aprender bien.

En caso de necesidad la Escuela se comunicará con los sistemas de Vigilancia Epidemiológica de la Salud para adoptar las medidas que correspondan a cada circunstancia.

Consejos para preservar y mejorar la salud del alumno

• Higiene: cuide que su hijo adopte como norma el lavado de manos antes de ingerir líquidos y alimentos y después de ir al baño; también el baño diario, el cepillado de dientes, y el lavado y cepillado de uñas. Luego del lavado de cabeza es importante utilizar reiteradamente el peine fino para desprender liendres y piojos.
• Alimentación: completa, adecuada y ordenada; es frecuente observar en los recreos el reemplazo de alimentos por golosinas y otras sustancias que no poseen propiedades alimenticias y son causa de inapetencia.
• Tiempo libre: el uso saludable del tiempo libre con actividades deportivas y/o artísticas adecuadas a cada edad vigorizará su sistema muscular y la actividad intelectual generando hábitos saludables para su futuro.
• Sueño: la cantidad de horas necesarias de sueño le permitirá reparar la energía consumida.
• TV-PC y Medios de Comunicación: supervise los programas y el tiempo que le insumen estas actividades. Adopte una observación respetuosa y establezca límites de tolerancia y austeridad.

Estas medidas harán de este niño/adolescente un miembro de la sociedad: vital, feliz, autónomo y productivo para que pueda realizar las actividades escolares y con adecuado rendimiento, en un marco de mutuo respeto con los docentes.

Recordemos que "un niño en condiciones saludables de acuerdo a sus posibilidades aprende mejor, y quien mejor aprende, también aprende a cuidar su Salud, la de los otros y la del medio ambiente."