Jul
13

Reabsorcion osea

Qué es y cómo puede solucionarse


Las causas de la falta de hueso
Los dientes naturales sostenidos por los maxilares son los pilares que sostienen el hueso que rodea las raíces. Parece una redundancia pero es así. Se cumple con un proceso circular: el hueso sostiene al diente y a su vez, al cumplirse esta función, la raíz hace que se mantenga la cantidad de hueso suficiente.
Es importante mantener la boca sana, cuidando adecuadamente las caries, realizar el tratamiento correspondiente en aquellos dientes donde su curación es próxima al nervio, cuidar las encías de enfermedades periodontales y realizar limpiezas periódicas. 

Cuando no queda más remedio que la extracción dentaria, el lugar donde estaba la raíz extraída va a verse afectada por la pérdida de hueso. A esta pérdida se la denomina reabsorción ósea y se va a agravar con el transcurso del tiempo y a veces con el uso de prótesis móviles, que hacen presión sobre el hueso y lo van reduciendo. Además, los traumatismos por accidentes o las piezas dentales perdidas en los mismos pueden derivar en lo que mencionamos anteriormente como reabsorción ósea.


El hueso perdido puede regenerarse
Desde hace algunos años la ciencia ha perfeccionado los métodos para lograr la regeneración del hueso perdido. Si el transcurso del tiempo agravó la reabsorción ósea,  se deberá evaluar  en primera instancia la cantidad de hueso existente.
Una cantidad de hueso normal es de 10 mm de altura y 5 mm de espesor aproximadamente. Cuando no se dan estas condiciones, se puede recurrir a varias técnicas que nos permitirán recuperar el hueso faltante.
Estas técnicas se pueden resumir en injertos óseos o regeneración ósea, y para ello se han desarrollado una gran cantidad de materiales y técnicas que favorecen el rápido crecimiento del hueso maxilar en forma sana y suficiente y dan una solución eficiente.
Actualmente la regeneración ósea se hace por osteoinducción (estimulación para el crecimiento del hueso). Además de este proceso, se la puede estimular por la aplicación de proteínas inductivas como el hueso autólogo y otras sustancias sintéticas que acortan los  plazos para que el hueso tome la altura y el espesor requeridos.


Métodos de regeneración ósea
Existen varios métodos y su elección va a depender de la cantidad de hueso a reponer, la forma del hueso a regenerar, el lugar donde falta hueso dentro de la boca, o el compromiso estético que implica.
Para determinar qué método usar se deberá hacer un estudio exhaustivo a través de radiografías panorámicas, tomografías y la evaluación del profesional odontólogo.
Por ejemplo, para mantener la cantidad de hueso después de una extracción dentaria se puede colocar relleno óseo o injerto, los que hay de distintos tipos (autólogo, sintético, aloplástico, alogénico, xenogénico, etc.) para rellenar el espacio vacío que dejó la raíz debajo de la encía y así incentivar la regeneración de nuevo hueso.
En caso que sea necesario mantener el volumen, por ejemplo, se pueden utilizar los injertos óseos que facilitarán la osteoconducción. Es decir, sirven para mantener un volumen dentro del cual el hueso va a penetrar y se va a regenerar a través del mismo.

El injerto óseo también puede utilizarse en el llamado “relleno de seno maxilar”. Este es un procedimiento quirúrgico necesario para aumentar el espesor del hueso del maxilar superior a través de la colocación de injertos, para tener mayor espesor de hueso y sostener en el mismo, por ejemplo, un implante dental.
Los senos maxilares son dos cavidades que se encuentran sobre el paladar detrás de la nariz y por debajo de las órbitas oculares. A veces, cuando se pierde un molar superior, este espacio que está lleno de aire avanza hacia abajo, reduciendo el hueso para sostener nuevos molares.
Se trata de una cirugía oral, con anestesia local, mediante la cual se deposita en el seno un injerto a modo de relleno para la formación del futuro hueso.

En los procesos donde se utilizan rellenos óseos, estudios internacionales han demostrado que los sintéticos llevan un gran porcentaje de éxito, evitando así la utilización de hueso propio del paciente y haciendo que el proceso quirúrgico sea más sencillo, que pueda realizarse de manera ambulatoria en el consultorio odontológico (tomando las medidas preventivas correspondientes) y lo más importante, que permita al paciente una rápida e inmediata recuperación para retornar a sus actividades habituales.

 

Asesora:
Dra. Fabiana Capurro
Odontóloga - Especialista en Ortodoncia
DENTALPOINT
Charlone 1285
San Miguel
Tel.: 4664-9308