Abr
14

Nosotros y los otros...

Hoy y siempre el desafío fue aprender a consolidar parámetros individuales que nos permitan vivir en sociedad.
Los espacios compartidos se presentan como un reto cotidiano dónde mostramos quiénes somos realmente y donde nuestros hijos y generaciones jóvenes aprenden a vivir con el otro.
La incorporación de normas y acuerdos de convivencia en los diferentes espacios que nos tocan transitar nos ponen a prueba sobre quiénes somos realmente y cuál es nuestra escala de valores a poner en práctica.

El respeto, la solidaridad, la ética, son valores que no se ejercen desde el discurso sino desde la acción cotidiana, no puede ni debe haber contradicción entre lo que decimos y hacemos; entre lo que valoramos en el ámbito privado y descuidamos en el ámbito público.
La construcción de estos parámetros es lo que se trasmite de generación a generación y que si bien se modifica de acuerdo al marco sociohistórico en el que se encuentra, mantiene constantes a través del tiempo y es aquí dónde tenemos que dejar de culpar a “los tiempos que corren” y mirar nuestro comportamiento en estos tiempos a los que nos es mas fácil culpar que reconocer que somos autores y actores principales de este tiempo, y si algo hemos dejado de hacer o hemos delegado en otras manos seguimos siendo responsables de esta decisión.

Dice Castoriadis*: “…El carácter de la época, tanto del nivel de vida cotidiano como el de la cultura, no es el individualismo sino su opuesto, el conformismo generalizado y el collage. Conformismo que es posible sólo con la condición de que no haya núcleo de identidad importante y sólido. A su vez, este conformismo, como proceso social bien anclado, opera de manera tal que un núcleo de identificación semejante ya no pueda constituirse. No puede no haber crisis del proceso identificatorio, ya que no hay una autorepresentación de la sociedad como morada de sentido y de valor, y como inserta en una historia pasada y futura, dotada ella misma de sentido, no por ella misma sino por la sociedad que constantemente re-vive y re-crea de esta manera…”

Todos los tiempos son construidos por sus protagonistas, hoy somos responsables de lo que hacemos y de lo que transmitimos con nuestras palabras.
Necesariamente tenemos que aprender a valorar que no es posible un “nosotros sin los otros” con los que compartimos espacios, afectos, pasado y cultura.
Si superamos el individualismo podemos pensar un futuro en común que nos ayude a superar el conformismo.

*Filósofo y psicoanalista francés de origen griego, nació en Estambul el 11 de marzo de 1922 y falleció en París el 26 de diciembre de 1997.


Asesora:
Lic. Cecilia del Carmen Garrido
Directora Nivel Secundario
Escuela Club Atlético San Miguel