Oct
10

creativos en su maximo esplendor


Cada vez son más las personas que año tras año se inscriben en la carrera de Diseño de Indumentaria y Textil, una profesión que está en todo su esplendor y en una búsqueda constante de su propia identidad. Te contamos cómo se viene esta nueva generación.

Crean, proyectan, cortan, arman, tiñen, experimentan. Buscan dejar huellas de un estilo propio en el mercado argentino nutriéndose de las nuevas tendencias socioculturales.

El diseñador está en la búsqueda constante de crear textiles originales y nuevas morfologías apropiadas para las distintas ocasiones que emergen de las diferentes pruebas, logrando el efecto deseado. Utiliza las más variadas técnicas investigando en cada caso su efectividad y resistencia, como por ejemplo distintas formas de lavado, frotado y planchado, que aseguren la firmeza en el uso.


Tanto el diseñador como el consumidor local son cada vez más exigentes y buscan en la prenda no sólo calidad, sino también un reflejo de nuestras raíces, valorizando las texturas originarias de nuestro pueblo como el cuero, los tejidos y diversos materiales típicos. El objetivo es darle a esos materiales un cambio a través del trabajo de transformación, desde la modificación artesanal como teñidos, inclusiones, rupturas, desgastes, plastificados, retejidos y diversos discursos decorativos, hasta la recategorización del textil a través de algún tratamiento industrial innovador.

El diseñador se redescubre en cada temporada, y cada vez que se lo propone y se exige va logando efectos innovadores no existentes en el mercado.

El fin no es copiar las tendencias que se desarrollan en el mundo de la moda, sino recrearlas con la identidad de cada cual cultivada a través del tiempo. Y no sólo hablamos del diseño morfológico de la prenda: también del textil logrado, revalorizando las texturas, los colores a través de teñidos, combinaciones de telas con tejidos u otros materiales inéditos que jamás se podría uno imaginar.

Ferias de diseñadores emergentes, showrooms y redes sociales  favorecen a los nuevos profesionales, permitiéndoles en un futuro próximo tener su marca propia que los identifique.
Las diferentes escuelas y universidades apuntan con la experiencia a guiar y estimular a cada futuro diseñador para lanzarlo a la conquista de la industria y que su actividad sea rentable y gratificante.


Al acecho

Muchos diseñadores se dedican a estudiar los nuevos hábitos de consumo y las costumbres de la sociedad que determinan las nuevas tendencias. También llamados "cazadores de tendencias", se dedican a investigar a pie de calle los cambios en las tendencias producidos de forma espontánea entre los consumidores, con el fin de que las empresas para las que trabajan puedan anticiparse.
La profesión nació en Estados Unidos para ayudar a las grandes marcas a simpatizar con las tendencias de la sociedad y aprovechar comportamientos sociales apenas perceptibles para adelantarse al futuro del consumo, la moda y la cultura.
Hoy en día utilizan sus servicios agencias de publicidad, firmas de moda, medios de comunicación, partidos políticos y organizaciones no gubernamentales.

 

Asesoran:
Martina Benítez
Susana Marchesoni
Diseñadoras de Indumentaria Textil:
www.escuelademoda.blogspot.com