Feb
20

Zapatos... objetos de deseo

Cada temporada se renuevan y renacen las ganas de comprarlos. No son un accesorio, lo son todo. Algunos nunca llegan a estrenarse, sus compradoras los adquieren por impulso. Funcionan como antidepresivos. Son una obsesión. ¿Coleccionismo o Adicción? Se prioriza el diseño a la comodidad. Son objetos de arte y no objetos funcionales. Clásicos, glamorosos, surrealistas o bizarros. Todo vale. Aquí, los culpables de esos tacos imposibles que son un must y de esas plataformas infinitas que fascinan.

Los Dolly de Charlotte Olimpia

Son los nuevos elegidos para la alfombra roja. Kate Moss, Sarah Jessica Parker y  Gwyneth Paltrow mueren por las creaciones de esta diseñadora inglesa que fundó su empresa en el 2007. Sus modelos son armados artesanalmente en Italia. En todas sus suelas estampa una pequeña telaraña dorada. Su diseño que destaca son los Dolly. Estos poseen una plataforma tipo isla, dorada en muchos casos, que sumada al tacón logra elevar a su dueña unos 15 centímetros. ¿Su valor? Desde 700 euros. En la première de “Tentación en Manhattan”, Sarah Jessica Parker lució el modelo Swarovski con plataforma brillante. ¿Hubieran imaginado alguna vez que abandonara sus Manolos? Impensable!

Los Louboutin de Christian Louboutin

Christian es un diseñador de zapatos francés. Sus creaciones, siempre con suela roja (su sello distintivo), son objeto de culto.
Dejó el colegio a los 12 años para dedicarse a la creación de zapatos, y con apenas 18 años le llevó sus diseños al Director Creativo de la firma Christian Dior.
Abrió  su primer tienda en 1992 y se hizo famoso cuando un periodista norteamericano vio a Carolina de Mónaco comprando un Louboutin. Su nombre comenzó a figurar entre los de los grandes del calzado.
Hoy, tiene tiendas en París, Estados Unidos, Londres, Oriente y Brasil. Un par de Louboutin cuesta a partir de 700 euros. ¿Sus preferidos? Los stilettos. ¿Su frase? “La mujer lleva la ropa, pero los zapatos llevan a la mujer”.

 

 

 

Los Manolos de Manolo Blahnik

Sus creaciones son puro glamour. El gusto por el lujo siempre ha estado presente en las colecciones de este diseñador español: botines brocados, sandalias interminables de color dorado, cristales bordados, barroquismo o zapatos de baile coronados por broches de diamantes.
El se ocupa de todo: dibujos, diseño, materiales… nada es delegado. Dada su elaboración artesanal para algunos modelos existe una lista de espera de meses.
Su modelo “Mary Jane” del que se han fabricado sólo unos pocos pares, es ya una leyenda urbana. Son verdaderas obras de arte que, dicen, alargan las piernas.
Son adictas a ellos: Paloma Picasso, Naomí Campbell, Madonna, y quien los hiciera famosos: Sarah Jessica Parker. ¿Cuánto cuestan? Entre 400 y 3.000 euros.

Muchas famosas se reconocen adictas a los zapatos, al mejor estilo Carrie Bradshow en Sex and the City: Celine Dion, Jennifer López, Maríah Carey y  Megan Fox entre muchas otras. “Si tienes unos 600 pares de zapatos, ¿podrías ser considerada un poco rara? Yo tengo cerca de 3.000 pares. Algunas personas son adictas a las drogas, yo compro zapatos”, dice Celine Dion.
Según un estudio, la media de las mujeres de occidente posee 19 pares de zapatos aunque sólo utiliza 4. Y en el mundo existen unas 3.000 mujeres que tienen en sus lujosos vestidores unos 500 pares de ellos.Algunas van por más! La ex Primera Dama de Filipinas, Imelda Marcos, al huir de su palacio, debió dejar sus 2.700 pares de zapatos.