Feb
22

Arte en tiza

Julian Beever, ilusionista del graffiti urbano en 3D, es un artista británico que también se dedica a la publicidad y mercadotecnia. Ha creado dibujos con tiza en calles y aceras de todo el mundo durante más de diez años. Ha trabajado en el Reino Unido, Bélgica, Francia, Holanda, Alemania, Estados Unidos, Australia y España.

Julian dibuja réplicas de grandes obras, murales y retratos pero alcanzó la fama por sus dibujos en 3D sobre el pavimento utilizando una técnica llamada “anamorfosis”, método que crea una ilusión óptica.

 

 

Es un efecto perspectivo por el cual el observador debe situarse en un determinado punto de vista preestablecido, desde el que el dibujo cobra una forma proporcionada y clara. Fuera de ese punto privilegiado el dibujo carece de toda proporcionalidad. La técnica consiste en la deformación reversible de una imagen mediante el recurso de procedimientos ópticos o matemáticos.


La historia del anamorfismo en el arte tiene larga data, apareciendo su descripción en los escritos sobre perspectiva de Piero Della Francesca y Leonardo Da Vinci.
Sus dibujos en las calles desafían las leyes de la perspectiva. El juego visual que proponen sus imágenes ha sido confundido por muchas personas como producto de una edición fotográfica. Con una muy depurada técnica logra un realismo en 3D sorprendente. Sus obras tienen una duración de aproximadamente dos días, debido a que se desvanecen bajo los pies de los caminantes. Sólo perdura en el tiempo gracias a las fotografías tomadas en ese instante.