May
02

Mitos Nutricionales

El Top 10

Habitualmente estamos acostumbrados a escuchar frases como “aquel alimento engorda y aquel no”. Muchas de estas afirmaciones carecen de fundamento nutricional, son simplemente mitos que se crean en el saber popular. Son creencias, muchas de ellas erróneas e infundadas que se llevan a la práctica y se propagan de boca en boca.

 

Para empezar debemos saber que nuestro organismo se nutre de distintos macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas) presentes en la amplia variedad de alimentos de forma heterogénea. A partir de ellos, obtenemos la energía necesaria para las funciones vitales de nuestro organismo y para nuestras actividades diarias. El valor energético de los alimentos se obtiene a partir de los nutrientes que los componen, expresados en calorías. Todos los alimentos aportan energía, por lo tanto la diferencia calórica entre ellos está dada por su composición en macronutrientes.

 

Son tantos los mitos nutricionales, resultado del charlatanismo dietético, que resulta imposible abordarlos en una sola nota. En esta entrega analizaremos los 10 más frecuentes:


1) El pan y las pastas engordan

Tanto el pan como las pastas o demás cereales son alimentos ricos en hidratos de carbono, uno de los tres macronutrientes que debemos aportar a diario al organismo. Su valor calórico es de 4 Kilocalorías por gramo, igual al de las proteínas y casi la mitad del valor calórico de las grasas.
Es erróneo pensar que debemos evitar su consumo por su alto aporte energético ya que, a igual peso, las grasas aportan el doble de calorías. Debemos llevar una dieta equilibrada y consumir estos alimentos con frecuencia en cantidades adecuadas, moderando su consumo y limitando aquellos alimentos que con frecuencia acompañan a éstos como los quesos grasos, la manteca, así como también los productos a base de hidratos de carbono con agregado de azúcares o grasas como los de pastelería, galletitas dulces, facturas, etc.

 

 

2) El aceite de oliva no engorda

Que tenga buenas propiedades y que nos aporte ácidos grasos esenciales para nuestro organismo, no quiere decir que podamos usar aceite en todas nuestras preparaciones, debemos moderar su consumo ya que aporta 9 calorías por gramo al igual que cualquier otra grasa. Lo ideal es alternar su frecuencia con otros aceites como el de maíz o girasol, que también aportan nutrientes importantes para nuestro cuerpo.

 

 

3) La banana engorda

Son muchos los prejuicios con respecto al aporte calórico de esta fruta. Sin embargo la banana, que aporta más calorías que otras en igual peso, no debe ser un alimento que debamos eliminar de nuestra dieta, sino que su consumo debe ser moderado y con frecuencia semanal.

Es una fruta rica en potasio y baja en sodio.

 

 

4) Los alimentos integrales no engordan

La composición en macronutrientes de los cereales es similar tanto en refinados como en integrales, es decir que a igual peso aportan las mismas calorías; su diferencia se basa en que en los productos integrales el grano ha conservado su cáscara y por lo tanto contendrá más fibra, vitaminas y minerales.
La fibra es una sustancia que tiene como función mejorar el tránsito intestinal, reducir los niveles de glucosa y colesterol en sangre, generar mayor saciedad a nivel gástrico y prevenir enfermedades como el cáncer de colon cuando se consumen regularmente. Estos beneficios son lo que hacen que el consumo de fibra diario sea recomendado, a través de productos integrales u otros alimentos.

 

 

5) Dejar de fumar engorda

No necesariamente debe ser así. Es verdad que se suele canalizar la ansiedad comiendo, pero logrando una buena conducta alimentaria y el incremento de actividad física es suficiente para no aumentar el peso después de dejar de fumar.

 

 

 

 

6) Si hago actividad física no necesito cuidarme en las comidas

Un plan de alimentación saludable y la actividad física son el complemento ideal para mantener una buena salud y bienestar. Uno no es más importante que el otro, sino que ambos son necesarios.

 

 

 

 

7) Al hacer menos comidas por día se engorda menos

Cada comida actúa como freno para la próxima. Si hace todas las comidas, en cada una de ellas logrará manejar mejor el volumen de lo ingerido. Respetando mínimamente las 4 comidas principales, consumidas cada 4 a 5 horas, se respeta el ritmo circadiano o reloj biológico que rige nuestro organismo. Pero además existe lo que se llama termogénesis de los alimentos, es decir, la cantidad de calorías que el organismo gasta para metabolizar lo aportado en cada ingesta; por lo tanto cuantas más comidas haga, más calorías empleará en todos los procesos necesarios como la digestión, la metabolización y la absorción de los nutrientes.

 

 

8) El helado de agua no engorda

Si bien este tipo de helado carece de crema o leche, contiene en cambio altas concentraciones de azúcar, siendo muchas veces mínima la diferencia en cuanto al aporte calórico.

 

 

 

 

9) El alcohol fija las grasas

El alcohol no fija las grasas, pero sí ejerce un efecto sobre el aumento de peso. Luego de las grasas, el alcohol es la sustancia que más calorías aporta, y estas calorías, sumadas a las provenientes de los alimentos, cuando resultan en exceso respecto a las necesidades son convertidas y acumuladas por el organismo en forma de grasas.

 

 

 

10) El consumo de sal engorda

La sal, por ser un mineral, es acalórica (sin calorías). Ahora bien, su ingesta puede producir retención de líquidos en personas que padecen trastornos cardíacos, renales o hepáticos. Retener líquidos no significa engordar pero sí puede llevar al aumento de peso, no por aumento de masa grasa sino de líquido.

 

 

Asesora:
Dra. Analía V. Mougel
Médica
Nutrición y Medicina Estética
Tel.: (011) 15-5011-4065