Gym, mitos y verdades

Si estás entrenando o decidiste empezar el gym, te proponemos respetar algunas verdades y desterrar algunos mitos del fitness que podrían perjudicarte o incluso hacer que termines con lesiones, dando por tierra con la intención de mejorar tu calidad de vida. Realizar una actividad deportiva de manera desorganizada o sin asesoramiento profesional suele causarnos dolores musculares, contracturas, roturas de ligamentos, esguinces, dislocaciones, y un largo y doloroso etcétera!

 

“¿Es necesario el precalentamiento?”

Sí, sin dudas. Aunque nos parezca una pérdida de tiempo, el precalentamiento es una forma de prepararnos física (predispone los músculos) y psicológicamente para el ejercicio (predispone nuestra mente). Reduce el riesgo de lesiones y nos ayuda a sacar el máximo rendimiento a nuestro entrenamiento.

 

“¿Es necesario pedir asesoramiento en el gym sobre qué máquina usar?”

Sí, por supuesto! Lo malo de las máquinas es que como por lo general son de fácil manejo, pensamos que no necesitamos la orientación del profesor. Esto no es así. Necesitamos saber qué carga nos conviene, cuál es la postura correcta y cuántas repeticiones debemos hacer. Además, si trabajamos siempre los mismos músculos entramos en una zona de confort que puede producir aburrimiento, que llevará al abandono de la actividad o crear un desequilibrio en nuestro cuerpo que termine en una patología.

 

“¿Sirve usar siempre la misma máquina?”

No, no sirve. Los ejercicios no nos costarán ni serán eficaces. Hay que sorprender al músculo, intercalar intensidades, tiempos de descanso y tareas. Siempre hay que tener presente que la construcción de masa muscular y la pérdida de grasa se consiguen cuando el entrenamiento es un desafío. Tampoco está bueno ir a cualquier máquina porque está libre. Lo bueno es tener una rutina a realizar.

 

“¿Puedo ir a entrenar con cualquier calzado o ropa?”

No es lo ideal. El calzado es fundamental porque evita muchas lesiones. También es importante llevar ropa cómoda para no desviar la atención del ejercicio. Por muy bien que nos queden unos shorts, si vamos a estar más pendientes de bajárnoslos para que no se nos vea nada, que de la serie que estamos haciendo, quizás sea más conveniente optar por otro. Tampoco es recomendable llevar una camiseta que pese demasiado al sudar o un equipo rígido que no te deje hacer la zancada con naturalidad. Una mala elección resta efectividad.

 

“¿Mientras entreno puedo realizar otras tareas?"

No porque nos resta concentración. Para que el ejercicio sea efectivo tenemos que concentrarnos y no lo conseguiremos si mientras pedaleamos leemos o miramos la tele. Si nos ponemos a responder WSP o a hablar por teléfono, además de molestar a los demás, perdemos concentración y nuestros tiempos de descanso entre serie y serie se extenderán, restándonos efectividad al trabajo.

 

“¿Si falto a una clase, sirve que entrene el doble en la siguiente?"

No, no sirve entrenar muchas horas. Esto es un error y contraproducente. Una sesión media debe oscilar entre 45 y 90 minutos. A partir de ese tiempo, el organismo genera un estado desfavorable para generar adaptaciones y, por tanto, conseguir resultados.

 

“¿Cuando transpiro haciendo ejercicio, quemo grasas?”

No, no quemamos o eliminamos grasas por transpirar. Lo que estamos haciendo es eliminar líquido del organismo que recuperaremos al volver a tomar agua. No sirve de nada colocarnos plásticos en el cuerpo o llevar exceso de ropa. Con la deshidratación ocurre lo mismo que con el exceso de tiempo de entrenamiento, es contraproducente además de peligrosa para la salud.  A no olvidar: con el sudor perdemos agua, no calorías.

 

“¿Es necesario hacer elongaciones?”

Sí, es fundamental para evitar lesiones estirar los músculos antes, durante y después de terminado el entrenamiento. Tan importante es hacer ejercicio como la vuelta a la calma. Es clave para maximizar las buenas consecuencias y minimizar las malas. Debemos invertir alrededor de 10 minutos en este proceso. Nos resultará más fácil recuperarnos, a la vez que conseguimos dar mayor elasticidad y flexibilidad al músculo.