Miami... en 48 horas

Las vacaciones de verano quedaron lejos, muuuuy lejos, y para el próximo verano falta una eternidad! Cómo evitar la rutina? Con escapadas!!! Esta vez te proponemos dos días en Miami, suficientes para pasear, comprar, y volver renovada. A tomar nota!

Si tenés solamente un fin de semana para pasear por Miami, la primer recomendación que te vamos a dar es que te alojes en South Beach, un excelente punto de partida para disfrutar tanto el día como la noche. Te va a parecer que los hoteles son viejos, pero nada de eso! Estas en el distrito Art Deco y la hotelería es de estilo, para respetar las normas urbanísticas de la zona.

Miami te ofrece playa, compras y una movida nocturna impresionante para todas las edades y todos los gustos. Seguramente vas a querer ir de shopping, pero al ser pocos días no te podes ir a uno de los que quedan alejados, así que tu mejor opción es pasar la primera mañana recorriendo las instalaciones del Dolphin Mall muy cercano al aeropuerto. Esa tarde, compras realizadas, nada mejor que un paseo por las playas de Ocean Drive donde te vas a sorprender con los típicos personajes que ves en las películas: chicas en rollers, muchachos de pantalones blancos y cadenas de oro, todo muy a tono con el paisaje de la ciudad. A la noche, nada mejor que cenar en Española Way, una callecita con todo el estilo de las noches latinas.

La mañana del día siguiente podes dedicarla a ir al Downtown de la ciudad. Tomás el bus 101, nada de taxi! Ese bus cruza por el Puente Veneciano y te deja en la Terminal de Omnibus, en Miami City. De ahí, caminando, todo queda muy cerquita. Vas a conocer Bayside donde si tenés ganas podes tomarte por 20 dólares el barquito que hace el paseo por la Bahía de Byscaine y paseás por las casas de los famosos.

 

 

Si querés alguna comprita más, la recomendación en la city es visitar Ross, Marshall y la sucursal de la emblemática tienda Macy`s, todas muy cerca una de otra.

Para volver podés tomar en Bayside el bus 103 que te lleva nuevamente al distrito más chic de Miami.

Por la tardecita del segundo día, te recomendamos un paseo por Lincoln Road, un mall a cielo abierto donde se mezcla la ropa más loca (viste la que usaba Ricardo Fort?, bueno, esa!) con los cafecitos y restaurantes que están de moda en la movida del sur de la Florida. Si te animás a una pequeña locura que te recuerde para siempre tus dos días en la ciudad donde el sol y la música cubana viven todo el año, escapate media horita a Washington Avenue y hacete un pequeñito tatoo! Querés que además tu locura sea bien memorable? Hacelo en Miami Ink, en el 1360 Washington Avenue.

Esa última noche te tiene que encontrar sí o sí en algún restaurante de Ocean Drive. Buscate una linda terraza con palmeras y disponete a ver pasar a la gente más divertida de Estados Unidos. Una muy buena alternativa es Joe´s Stone Crab, donde podés pedirte la especialidad de la casa. Si buscás algo top top la variante es Asia de Cuba en el Mondrian: la carta no es económica pero un gusto es un gusto, y como frutillita del postre te podés cruzar con alguna celebritie local.

Un consejo final? Planificá este viaje con amigas! En Miami las chicas siempre quieren divertirse y qué mejor que hacerlo con compras, sol, moda y unos mojitos bien cubanos! Have a good trip and lots of sunshine!