Deco de Vanguardia

El diseño de interiores evoluciona a ritmo vertiginoso de la mano de decoradores contemporáneos vanguardistas. Materiales que antaño sólo se usaban para el armado de las grandes estructuras, hoy forman parte de la deco de nuestras casas dándoles una particular estética.

La Vanguardia viene a romper con lo clásico, lo pomposo y recargado. Es una deco que complementa tendencia, tecnología y vida urbana.

 

Paredes y suelos de cemento pulido, fachadas y puertas adornadas con planchas de acero, escaleras al mejor estilo fabril, esculturas impensadas hechas con materiales de desecho, muebles con terminaciones en hierro oxidado, forman parte de esta nueva estética. Atrás quedó el papel meramente utilitario de los materiales de construcción para comenzar a formar parte del estilo industrial que cada día gana adeptos generando ambientes originales y con carácter.

 

Arquitectos y escultores utilizan las planchas de acero por su alta resistencia a la humedad y a la corrosión atmosférica; los interioristas deciden utilizarlas, por ejemplo, como revestimiento para baños y cocinas, zonas en las que habitualmente hay bastante humedad y calor. Estas, a su vez, aportan sobriedad y rudeza al conjunto sin descuidar los acabados. En espacios comerciales como bares, cafeterías y restaurantes, este material da un aire vanguardista y limpio a la estancia, en el que lo que prima es el equilibrio entre diseño y funcionalidad. Las barras o varillas de acero laminado, retorcidas y surcadas por unas pequeñas corrugas que mejoran su adherencia al hormigón y que son utilizadas para reforzar estructuras, son empleadas como parte de la estructura de muebles por los diseñadores de mobiliario. Pueden ejercer de patas o como parte del armazón de una biblioteca, ofreciendo infinitas posibilidades a la hora de ser combinadas con otros materiales o de crear cualquier tipo de mueble.

 

Estos ambientes vanguardistas gustan de los tonos neutros o aceptan un color oscuro sólo en una pared. Son poco recargados, de líneas simples, con generosa luz natural, tecnología de líneas rectas y donde algún elemento decorativo da el toque de color. Debemos poder desplazarnos con comodidad y nunca sentirnos agobiados por la cantidad de objetos. Es muy común que los sistemas de climatización y el resto de las instalaciones queden a la vista con suelos que alternan láminas de madera oscura o mármol. Los muebles de gran tamaño evitan tabiques y puertas, delimitando los diferentes espacios, y se completa el ambiente con láminas o cuadros.

En las cocinas reina la estética industrial con módulos de acero inoxidable y aluminio, paneles de vidrio traslúcido y pisos de cemento pulido. También en los baños aparece este último en pisos y paredes, acompañados por la piedra.