Abr
02

DECO OTOÑO INVIERNO

Cada año cuando comienzan a acortarse los días y vemos las primeras hojas secas, sentimos más ganas de estar en nuestras casas, de refugiarnos y compartir momentos con amigos y familia. Incorporar o cambiar algún mueble, complementar con nuevos almohadones, cambiar las cortinas que hace tiempo esperan su turno o renovar el ambiente donde más horas pasamos junto a la chimenea, nos entusiasma. Te contamos las tendencias y vos decidís cómo hacer de tu hogar un lugar aun más acogedor.

 

 

Comencemos hablando de las que se mantienen: sigue vigente dar un color distinto y con personalidad a una de las paredes del living o del dormitorio. Realizar este cambio no es una obra de gran envergadura y sorprenderás a todos. Si va acompañado por la incorporación o reemplazo de algún cuadro, mejor todavía.

Del verano nos quedan los azules, lavandas y cerúleos que podemos complementar con ocres, mostazas, pistachos, morados, borgoñas y marsalas para dar el touch de invierno. El agregado de almohadones en telas gruesas o terciopelo en variados tonos lisos o tipo jackard, y el mix de texturas en variedad de tamaños y formatos, cambiarán por completo cualquier ambiente. Pisan más fuerte que nunca los cojines de autor al igual que el hierro y los oxidados, el cobre y el metal en las lámparas, las paredes de ladrillos a la vista con impronta neoyorkina y los suelos de granito.

Esta temporada se impone el estilo raw (rudo), refiriéndose a materiales naturales, en bruto, sin tratar. Todo comenzó hace algunos años con el raw food que consistía en la ingesta de alimentos no animales crudos o cocidos a no más de 40 grados. Esa búsqueda de la esencia natural de las cosas terminó llegando a la decoración. Los elementos puros de la naturaleza se incorporan a una deco moderna, nórdica, rústica, vintage o industrial, a través de piezas únicas. Esta tendencia se caracteriza por el reciclado de la madera, reutilizándola lo más natural posible con sus grietas, poros e imperfecciones. Vigas en los techos, escaleras viejas con plantas, troncos que hacen de percheros, elementos asimétricos como recién salidos del bosque que nos conectan con la naturaleza e invitan al relax en nuestras vidas. Se huye de lo sintético optando por el algodón, y predominan los materiales que benefician el medio ambiente. Los tonos neutros, los verdes y los marrones en diferentes tonalidades, completan este eco estilo.

El otoño ya está entre nosotras. Manos a la obra!