Oct
10

Carla Peterson

Por sus venas corre sangre italiana y sueca por partes iguales. María Rosa, su mamá, una abogada nacida en la península. Carlos, su papá, instructor de aviación con ascendencia escandinava. Es la mayor de cuatro hermanos: Fernanda, Sergio y Rosalía. Nació en Córdoba Capital el 6 de abril de 1974, donde vivió hasta los 3 años. Luego la familia se mudó a Bs. As., más precisamente al barrio de San Cristóbal, y posteriormente a Recoleta.

A los 8 años ya soñaba con los escenarios y los vestuarios. Estudió en el Colegio de monjas escocesas “Santa Unión”, donde participó activamente de obras de teatro y musicales que el Instituto organizaba. Paralelamente tomaba clases de jazz, danza clásica y zapateo americano.

Apenas terminó el secundario se fue sola a Nueva York por dos años a tomar clases de baile y a ver obras de teatro y musicales. Más tarde vendrían los viajes por Europa y el gusto por las obras clásicas.

Comenzó con Shakespeare y Kafka en teatro. Su maestro fue Miguel Guerberof. El la formó en el teatro clásico y la dirigió en obras como Cuento de invierno y Para todos los gustos.

Luego vino la tele.

Hizo su primer casting a los 20 años. En el 94 llega Montaña Rusa a su vida, la tira adolescente que descubrió a gran cantidad de actores que luego serían estrellas consagradas. Carla estuvo entre ellos, y de allí en adelante participó de las ficciones más recordadas: RRDT, Verano del ´98, Son Amores, Los Pensionados, Sos mi Vida, por nombrar algunos, sin olvidar Lalola y Los exitosos Pells, protagónicos que le valieran dos Martín Fierro.

Carla se declara simpática, divertida, seductora, pudorosa y pasional. Es fanática del jazz, las cremas corporales y el celular. Adora compartir con amigos y la familia. Tiene Club de Fans en Brasil, México, Rusia, Polonia y otros.

Es actualmente la imagen de Clear y de Vitamina, y cada noche podemos verla en Un año para recordar, la exitosa comedia romántica que protagoniza por la pantalla de Telefé.