Oct
11

Boot camp: lo ultimo en fitness

¿Quién hubiera imaginado que la relación entre un profesor de educación física y su alumno reproduciría el vínculo entre un instructor de pelotón y un recluta?

El boot camp ha ganado popularidad en Estados Unidos gracias a la serie Desperate Housewives en la que el personaje de Eva Longoria aparece intentando seguir una de estas rutinas de entrenamiento y ahora se impone en nuestro país entre aquellos que eligen poner su fuerza de voluntad al límite.

Esta nueva disciplina se basa en ejercicios de distintas exigencias, semejantes a los utilizados en los entrenamientos militares norteamericanos. El término boot camp hace referencia al tipo de movimientos pero también tiene que ver con que es una actividad que se realiza en grupos en los que la camaradería y el empeño en equipo facilitan que las personas realicen un esfuerzo mayor al que podrían hacer en un gimnasio. La denominación, además, alude a que los ejercicios son realizados al aire libre por la gran demanda de oxígeno que requieren.
Las rutinas incluyen distintas alternativas como fuerza de brazos y piernas, sentadillas, trepar árboles, trasladar gomas pesadas de un lugar a otro, cortar leña, subir sogas de diferentes dificultades, escalar palestras, sortear obstáculos, correr por el barro o por el agua, saltos de rana, saltar la soga, lucha, abdominales, elongación. Las exigencias se establecen según el estado físico de los participantes.
En el aspecto físico, el boot camp resulta un ejercicio muy completo. El cambiar de rutina cada vez lo convierte en una efectiva y acelerada forma de reducir el contorno corporal. Estudios realizados en los Estados Unidos muestran que se queman entre 800 y 1500 calorías en una clase de una hora y media. Asimismo, en poco tiempo, se tonifican los músculos, se incrementa la capacidad aeróbica, la resistencia y la fuerza.
Más allá de los beneficios que pueden verse en el cuerpo y la salud, con esta actividad se pone a prueba la personalidad, el espíritu de superación, la actitud para aceptar órdenes bajo situaciones de presión y no dejarse vencer por los obstáculos que se presentan. Una de las particularidades que presenta el boot camp es que según el entrenador, suelen existir “sanciones” si no se cumple con el objetivo propuesto para cada jornada. Esto, al finalizar la experiencia, hace que el participante forje un temperamento especial que reduce el nivel de estrés, la ansiedad, los nervios o la depresión. Además, el altísimo despliegue energético hace que el cuerpo segregue gran cantidad de endorfinas que actúan a nivel cerebral produciendo una intensa sensación de bienestar.
Esta actividad es una alternativa ideal para aquellas personas que gozan de los entrenamientos exigentes y extremadamente vigorizantes.



Boot camp en Argentina

En nuestro país ya hay varios instructores que ofrecen este servicio. Dividen las clases en principiantes y avanzados. Para los primeros, la sesión dura una hora y consiste en estiramientos limitados. Para las personas que cuentan con una buena base aeróbica, las clases duran entre una hora y media y dos horas e incorporan ejercicios más exigentes.
En ambos casos los participantes reciben un programa de nutrición y se les pide que beban un mínimo de dos litros de agua durante el ejercicio.