Oct
10

Mitos y verdades sobre las infiltraciones articulares

¿Qué es una infiltración?
Infiltrar es introducir un medicamento con una jeringa en una zona del cuerpo. Se trata generalmente de un anestésico mezclado con un esteroide, y la finalidad es generalmente tratar un proceso inflamatorio. El objetivo es disminuir el dolor y acelerar la curación.

¿Por qué emplea el médico infiltraciones y no medicación por vía oral o inyecciones?
Por dos razones: para obtener un resultado más rápido y duradero, y para evitar los efectos secundarios de los medicamentos sistémicos. En la infiltración el medicamento va directo al sitio donde se requiere su acción, mientras que si el medicamento se suministra vía oral o intramuscular se distribuye por todo el organismo. Además se trata de una técnica sencilla, con pocas complicaciones y que se puede realizar en el consultorio.


¿Qué tipo de esteroide se utiliza en las infiltraciones?
Se emplea generalmente un esteroide de depósito a bajas dosis.

¿En qué enfermedades se utilizan las infiltraciones?
Se emplean en distintos procesos inflamatorios crónicos o agudos de las articulaciones tales como bursitis, artritis o artrosis, y especialmente en la epicondilitis del codo, procesos inflamatorios del hombro y enfermedades de la rodilla.

¿Son muy dolorosas las infiltraciones?
Este es uno de los mitos más arraigados entre la gente. El traumatólogo generalmente mezcla partes iguales de un anestésico como el que usan los odontólogos y un esteroide, de manera que la sensación de incomodidad se ve disminuida.


¿Qué peligros tienen las infiltraciones?
Varios. El más importante es el riesgo de infección, es por esto que el médico debe emplear medidas de antisepsia en el momento de realizar la infiltración: utilizar guantes, agujas estériles y limpiar la piel donde se va a infiltrar al paciente con un antiséptico. El médico puede emplear un antibiótico profiláctico después de la infiltración.

¿En qué pacientes está contraindicada la infiltración?

Está contraindicada en los siguientes casos:

• Infección cercana al sitio de la infiltración.
• Trastornos severos de coagulación.
• Infiltraciones repetidas que no han tenido éxito.
• Pacientes con hipertensión no controlada.
• Alergia a alguno de los componentes que se va a colocar.
• Diabetes no controlada.

¿Son frecuentes las complicaciones por una infiltración?
No, son muy raras; la complicación más grave - que es la infección - ocurre en uno de cada diez mil pacientes infiltrados.

¿Qué otros medicamentos se usan en la infiltración además de los esteroides?
El médico puede emplear ácido hialurónico. Es una proteína que normalmente existe en el líquido articular, pero que en la artrosis se ve disminuido. Se infiltra dentro de la articulación, y disminuye notablemente el dolor en ciertos casos de artrosis de rodilla. Puede inclusive retrasar el avance de la artrosis, de manera que se considera, junto con la glucosamina, un fármaco modificador de la enfermedad.

En resumen, la infiltración de una articulación es un procedimiento  con pocos riesgos y muchos beneficios, que sólo requiere de ciertas normas de antisepsia y el conocimiento exacto de la anatomía del sitio a tratar.

 

Asesora:
Dr. Diego Hugo Löbbe
Traumatología / Deportología
Tel.: (011) 15-5011-4065